San Antonio Este atraviesa su peor momento, pero Patagonia Norte no baja los brazos

16 noviembre 2020

Cristian López, gerente de la empresa concesionaria del puerto rionegrino, dijo que mientras en 2005 180 barcos exportaron 700 mil toneladas, este año las cifras cayeron a 20 buques y 150 mil toneladas.


El puerto de San Antonio Este posee a pie de muelle 45 pies, pero en el canal de salida existe una barra natural que lleva el calado a 33/34 pies.


Adrián Luciani /Argenports.com

   Aunque por errores ajenos y no propios, el puerto de San Antonio Este no ha sido hasta ahora lo que estaba llamado a ser: un gran punto de salida para las exportaciones del Alto Valle del Río Negro y de la Patagonia septentrional.

   Con temporadas de actividad cada vez más cortas, estrechamente ligadas al derrumbe de la producción de frutas, la estación marítima ubicada a 60 kilómetros de San Antonio Este y a casi 1.100 de la ciudad de Buenos Aires, viene registrando números cada vez más preocupantes.

   Por ejemplo, 2019 y 2020 fueron las peores temporadas de la historia de este puerto habilitado en 1983 y que desde 1998 se encuentra concesionado por 30 años a Patagonia Norte S.A. empresa que integran las principales empresas exportadoras del sector frutícola y la prestigiosa prestadora de servicios de estiba Murchison.

pata

   Ahora se conoció la intención de la provincia de Río Negro para conformar un “polo logístico pesquero” que saque al puerto de la estacionalidad de la exportación frutícola, aunque para eso hace falta alguna infraestructura de servicio y de apoyo a la flota pesquera.

   Para conocer a fondo la situación de San Antonio Este, Argenports.com dialogó con Cristian López gerente de la empresa Patagonia Norte, que también tiene a su cargo la terminal de contenedores ubicada en el puerto de Bahía Blanca.

cristian lopez

Cristian López, gerente de Patagonia Norte S.A.

   --Para alguien como Usted, que ya lleva casi 20 años vinculado a la actividad, seguramente le debe dar mucha pena lo que ha pasado con la fruta en el Alto Valle.

   --Es verdad. Causa mucha pena ver cómo una economía regional que insume muchísima mano de obra sufrió los vaivenes propios de la economía nacional e internacional. En 2005 San Antonio exportó 700 mil toneladas de fruta y jugo, se operaron 180 barcos y había una cartera de 200 clientes.

   “Este año,  si bien la pandemia nos agarró a mitad de temporada, no afectó tanto porque la temporada estaba en marcha, terminamos con 150 mil toneladas, 20 barcos y 35 clientes. En 2005 las dos empresas líderes de exportación mandaban al exterior casi 100 mil pallets cada una, lo que hoy se hace en una temporada, y esas empresas hoy ya no están.

Peras, manzanas y frutos, concentran la actividad de San Antonio Este entre febrero y mayo.

--¿Qué impulsó el derrumbe?

   --Se perdieron mercados. La economía hizo que algunos no estén más y, por supuesto, creció la competencia. Chile, por ejemplo, capaz fue más rápido para adaptarse a los cambios de variedades que requería el mercado mundial y Argentina, por su problema principalmente de competitividad, no pudo.

   Para cambiar de variedad de fruta hay que invertir y esperar que las nuevas plantas comiencen a producir. Esto es lo que hablamos siempre con los exportadores y con el sector frutícola que son nuestros principales clientes. Incluso hay productos que desaparecieron. En 2005 se exportaban casi 70 mil pallets de uva y hoy se exporta cero.

   --¿Y cuál es el motivo?

   --Competitividad. Como ha pasado con otros productos como la cebolla, el ajo, y muchos otros productos que Argentina exportaba y ahora es imposible sostener la exportación. Sobre un pallet de fruta con 64 cajas de fruta capaz que tus costos en 2005 representaban 32 cajas, y hoy representan 50.

   Eso hace que muchas veces termines exportando solamente para financiarte porque al tratarse de un elemento perecedero la cosecha la tenés que levantar, no la podés dejar en la planta. Y todo lo que levantás no podes tirarlo al mercado interno porque no lo requiere.

manzanas alto valle

La Argentina perdió terreno frente a sus competidores en el mercado frutícola.

Escenario futuro sin rentabilidad

   --¿Cuánto más puede aguantar el puerto de San Antonio Este sin rentabilidad?

   --El puerto de SAE tiene un poco de lo hablábamos al inicio de la conversación, tiene mucho de sentimental porque trabajamos y apostamos a alcanzar el punto de equilibrio. Acá hay empresarios que siempre dicen que la que viene va a ser mejor. Venimos desde hace muchos años en una situación difícil.

   --¿Cinco años?

   --Sí, y todos los años tratamos de ser un poco más eficientes, administrar cada peso lo mejor posible y llegar a fin de año con la tranquilidad de haber cumplido todas nuestras obligaciones: pagar los salarios y a los proveedores, cumplir con los impuestos y planificar la temporada que viene para intentar crecer. Nos tocó administrar una difícil situación y allá vamos.

   Sabemos la responsabilidad que tenemos porque 200 familias de manera directa, durante todo el año, dependen del puerto, y en temporada son 450 familias. La empresa sabe que de un día para el otro no puede pegar un portazo e irse porque no sería siquiera responsable.

san antonio este

San Antonio Este fue habilotado en 1983 y en 1998 la provincia de Río Negro lo concesionó a Patagonia Norte por 30 años. 

  --¿Da la sensación de que con peras y manzanas solamente no hay mucho futuro?

   --Peras, manzanas y jugos. En todo este tiempo hemos tratado de incrementar la cartera, hemos algo de carga proyecto para algunos parques eólicos, eso ayudó, por supuesto, y se sigue trabajando para diversificar la carga teniendo presente también que el hinterland del puerto de SAE no tiene, salvo el sector frutícola, mucho más para exportar.

   --¿El pescado puede ser una opción?

   --Lo que hacemos es descarga de pescado fresco, no hacemos exportación. Este año se hizo una prueba con dos contenedores de una planta pesquera de SAE, fue a exportación y salió todo bien. Apostamos a que eso pueda ser una alternativa de salida, pero las escalas que manejamos son menores, no tenemos 1.500 contenedores de calamar para sacar o langostino, como tienen Madryn o Comodoro o el mismo Deseado. Acá se pesca de manera artesanal.

san antonio este

   --¿Sigue siendo un puerto de temporada?

  --Si, en 2005 el 80 por ciento de la carga se realizaba en buque de bodega y 20 por ciento en contenedores, hoy cerras la temporada con un 95 por ciento de carga en contenedores y un 5 por ciento en barco de bodega, que ya no se utiliza más.

  La capacidad de ocupación de nuestro puerto es de febrero a mayo, con mucha suerte a mitad de junio, pero no supera el 30 por ciento de ocupación.

Reembolsos patagónicos

   --Los reembolsos que fueron eliminados, ¿tenían realmente incidencia? ¿Mejoraría algo la situación que volviesen?

   --Primero, no es un reembolso al puerto o para Patagonia Norte, sí le da una cierta ventaja al exportador de salir por el puerto que tenga más cercano. Durante 2015, que se habían reestablecido los reembolsos, lo que se logró fue que durante el segundo semestre ingresara un barco por mes a buscar 70/80 contenedores de carga de la provincia que generalmente buscan otros puertos por no tener disponibilidad de barcos.

   --¿Por ejemplo Bahía Blanca? ¿Este y San Antonio son puertos que compiten?

   --No. Son puertos complementarios. No podés competir por una razón fundamental. La competencia hoy te la radican los tiempos de tránsito y la frecuencia. En materia de costos no se compite. Por ejemplo, si hay una carga que tiene que llegar a Japón tal día, el exportador se asegura que eso se cumpla porque el comercio internacional se rige por el cumplimiento.

   Entonces, puedo tener un barco en SAE pero llega el 5 diciembre y yo tengo que estar el 12 en Japón, entonces no me sirve. También puede haber un barco en Bahía el 2 de diciembre y llega a Japón el 15 y tampoco me sirve, pero por ahí hay un barco mañana y llega a Japón el 12, entonces, me voy a Buenos Aires.

   --¿Pero por qué Bahía Blanca y SAE son complementarios?

   --Cuando uno tenía una economía regional creciente, había un pico en temporada, que generalmente se daba desde segunda semana de marzo a la primera de abril. Allí  los requerimientos de los mercados generaban más demanda de lo que el barco podía sacar.

   Por ejemplo, en San Antonio, ese pico obviamente iba a Bahía y eso servía en materia de costos porque llegaba a Brasil e iba al mismo buque madre que saliendo de SAE. El problema es que este ciclo que se iba a ir incrementando de manera exponencial, año a año, y cada vez iba a tener más carga, desapareció, ya no hubo  pico, cayeron las exportaciones, y todo se complicó.

Profundidades en muelle y acceso

   --Se viene hablando nuevamente de cuál debe ser el puerto de aguas profundas de la Argentina. San Antonio Este está muy lejos de la carga, entre otras desventajas, pero ¿qué condiciones naturales reúne?

   --En San Antonio hay un muelle de 200 metros de eslora de doble atraque, no hay muchos del país. Uno puede tener el calado que quiera, pero para tener mayor calado va a tener que ampliar el muelle  para barcos de 200 metros de eslora, pero si se amplía el muelle  SAE se queda el otro sitio de atraque.

    Independientemente de eso, al pie del muelle hay un calado natural de casi 45 pies, el problema es que en el canal de salida, en Punta Villarino, existe una barra natural que lleva a 33 /34 pies de calado.

san antonio este

En Punta Villarino hay una barra de arena que limita la profundidad del acceso a 33/34 pies de calado.

--¿Se puede dragar?

   --Se analizó varias, el problema es que como es una barra natural, no se sabe el tiempo en que se va a volver a reestablecer, es decir, no sabemos si habrá que dragar cada año, cada dos o capaz todos los meses., y el costo de dragado va a terminar repercutiendo en los costos portuarios.

   Primero tengo que dragar y esperar, después tengo que ampliar el muelle, y luego voy a tener que ver si tengo carga parta solventar esos costos. Tener carga y tener trabajo es nuestra principal prioridad, y a eso siempre vamos a seguir apuntando.