La pesca comienza a ser una opción de peso en el puerto de Bahía Blanca

26 febrero 2021

Después de ocho años volvió a descargar un pesquero de altura. Walter Ottavianelli, presidente de Puerto Frío S.A. destacó la eficiencia lograda en la operatoria.


Una febril actividad generó la descarga del pesquero de altura Verdel en el Muelle Carranza (ex Muelle Nacional), del puerto de Ingeniero White.


Por Adrián Luciani

info@argenports.com.ar

   No pudo tener mejor inicio la temporada de descarga de pescado en el puerto de Bahía Blanca y, en tal sentido, todo parece indicar que la actividad se encamina a recuperar los niveles logrados décadas atrás.

   Después de ocho años de no recibir un barco factoría, los sitios 18 y 19 del ex Muelle Nacional, en Ingeniero White, prestaron servicio al buque arrastrero congelador Verdel, de la empresa Iberconsa, que operó con el frigorífico Puerto Frío.

   También te puede interesar: http://argenports.com/nota/el-puerto-de-bahia-blanca-busca-recuperar-la-actividad-pesquera-en-sus-muelles

pesquero verdel bahia blanca

   En tiempo récord, y demostrando que cuando todos los sectores trabajan unidos y con pasión, nada puede fallar, se descargaron mil toneladas de pescado.

   “La actividad está creciendo a paso firme. La retomamos en 2019, en 2020, pese a la pandemia, se mejoraron los volúmenes y ahora arrancamos mucho mejor, afianzando la descarga y creciendo en volumen”, explicó Walter Ottavianelli, presidente de Puerto Frío SA.

pesquero verdel bahia blanca

   El titular de la firma radicada hace ya 18 años en Bahía Blanca, destacó como un hecho auspicioso que Verdel haya sido descargado completamente en tres días y dos horas.

   “La competitividad de los puertos se mide, además de los costos, en el tiempo que se tarda en devolver un barco a la pesca, porque de lo contrario pierde plata.

ottavianelli torras

Ottavianelli (izquierda), junto al gerente del Consorcio de Gestión, Rodrigo Torras.

   “Un trabajo que antes llevaba una semana –agregó--, ahora lo hicimos en tres días y dos horas. Eso hace que después las empresas vuelvan, que la eficiencia portuaria sea reconocida y todo eso es muy bueno”.

   Ottavianelli también hizo hincapié en el volumen de trabajo que generó el Verdel.

pesquero verdel bahia blanca

   “Todos los estibadores del puerto estuvieron trabajando, no quedó ninguno sin hacerlo. Estimo que fueron no menos de 120 personas por turno”, indicó.

   Para graficar el impacto positivo que tiene la actividad en el mercado laboral portuario, dijo que el año pasado, con las descargas que concretó Puerto Frío, se empleó aproximadamente el 30 por ciento de los jornales totales que se manejaron en el puerto de Bahía Blanca.

Apoyo del Consorcio de Gestión

   “Hay que destacar que esto se logró con una actividad que está emergiendo, pero que demanda mucha mano de obra”.

   Ottavianelli subrayó el apoyo brindado por el Consorcio de Gestión del Puerto, a cargo de Federico Susbielles.

susbielles verdel bahia blanca pesquero

   “Agradecemos el acompañamiento. La clave del regreso de la pesca a Bahía fue la renovación en la actitud de trabajo puesta de manifiesto por el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), a cargo de la estiba.

   “Ellos quieren que vuelva la pesca, defienden las fuentes de trabajo y hacen lo imposible para que el barco sea descargado y vuelva al mar cuanto antes. Sin inversiones el barco no viene, pero sin esa voluntad de los trabajadores esto no hubiese sido posible. Esa actitud de cuidar el trabajo es fundamental”, insistió.

Los comienzos en Bahía Blanca

   En otro tramo del diálogo mantenido con Argenports.com, Ottavianelli recordó que Puerto Frío fue convocado por el Consorcio de Gestión a radicarse en Bahía Blanca hace casi dos décadas, cuando el ente portuario salió a buscar nuevas cargas.

   “En ese momento pensaban terminar el sitio 21 para contenedores y nos fueron a ver, por eso nos establecimos en Bahía para retomar la actividad de la fruta que se había perdido con la instrumentación de los reembolsos a los puertos patagónicos”, sostuvo.

   “Primero empezamos con la fruta –continuó--, después le sumamos tratamientos cuarentenarios para México y Argentina, hicimos un poco de carga de pescado, durante un par de años, durante la presidencia de Jorge Otharán, pero no se pudo consolidar.

   Explicó que la empresa trabajó mucho con frutas y hortalizas.

   “Se hicieron exportaciones. Contamos con acceso al ex Muelle Nacional para operar, zona aduanera, hacemos conservación hasta 30 grados bajo cero y uno de los objetivos es retomar la descarga de pescado, una actividad que, como la fruta, formaba parte de la identidad de Ingeniero White”.

   Luego señaló que en 2019 se lograron concretar varias descargas y ahora se realiza una actividad mixta entre pesca y fruta, sin perder de vista la posibilidad de sumar la carne producida por la región de influencia.

   “Hace 18 años que operamos en Bahía Blanca. Desde 2003, hemos trabajado con perfil bajo pero nunca nos detuvimos, ahora estamos muy contentos con esto porque genera mucho trabajo.

estibadores bahia blanca

   “Es muy gratificante ver esa cantidad de gente en el muelle, todos entusiasmados”.

   En tal sentido, dijo que en 2013 los pesqueros de altura se fueron de Bahía Blanca.

   “El Verdel fue el último. En 2018 hubo alguna descarga menor, en 2019 empezamos a descargar, clasificar, guardar en cámara, exportar desde Bahía Blanca, completando el circuito, en 2020 duplicamos las toneladas y en 2021 arrancamos muy bien.

   “El barco que hicimos ahora equivale a 10 tangoneros de langostino que estuvimos descargando todo el año pasado.

Instalaciones

   Puerto Frío tiene 5 mil metros cuadrados de frigorífico, con capacidad para 3.500 toneladas de congelado.

   Dispone además de dos calles para sanidad de carga, aduana para exportaciones y se ubica a solo 120 metros de la terminal de contenedores de la empresa Patagonia Norte.

muelle carranza

   “No estamos cerca del recurso pesquero, esa es nuestra debilidad, pero nuestra fortaleza reside en la gran infraestructura portuaria, en el calado de los sitios de atraque y en la operatoria todo el año”, dijo.

   Con esta última descarga de mil toneladas del Verdel se desembarcó principalmente calamar, un poco de merluza y caballa y variedades no tan conocidas como pampanito.

   “La exportación será por  Buenos Aires, donde llegará en camión en contenedores refrigerados. El lugar por donde sale la mercadería depende de cuestiones comerciales, frecuencias y tránsito marítimo.

   “El pescado viaja por la ruta 3 al puerto que resulte conveniente. A veces sale por Madryn y otras llega desde ese puerto a Bahía”, indicó.